in

Conexión emocional, el éxito de Beakman

Para muchos mexicanos, El mundo de Beakman fue más que sólo un programa de televisión, fue el que despertó el interés por la ciencia, y hacer que muchos niños, regresando de la escuela sintonizaran Canal Once para poder ver a Lester y a Beakman realizar experimentos científicos de una manera divertida.

En conferencia de prensa en Talent Land se dijo sorprendido de la popularidad que alcanzó el programa en México, y comentó que se dieron cuenta del impacto que tuvo en Latinoamérica hasta 20 años después, de igual forma reconoció la labor de las personas involicradas en la industria del entretenimiento para niños.

Se dijo sorprendido de la popularidad que alcanzó el programa “El Mundo de Beakman” en México, y atribuyó este éxito, entre otros factores, a la gran producción y al equipo de trabajo que realizaban el programa.

“Además de hacerlo divertido existía una conexión emocional con los niños. La mayor parte de las tomás Beakman se encontraba cercano a dos cámaras con lentes angulares, y eso daba cercanía”, consideró que esa conexión emocional debería ser retomada por los canales de televisión educativa.

“De niño, quería ser actor, salir en televisión y todo eso. Mi sueño se hizo realidad”: Paul Zaloom

Recordó que la idea del programa surgió de un periódico local, al que los niños mandaban sus preguntas y éstas eran respondidas en el diario. Así, en el programa ellos recibirían las preguntas de los niños sobre ciencia y las responderían de una manera más visual, improvisada y divertida.

Sobre si volvería a hacer “El Mundo de Beakman”, explicó que la televisión ha cambiado mucho desde la aparición del internet, por lo que hacer un show semejante sería muy costoso.

Paul Zaloom anunció que entre sus proyectos se encuentran el realizar un programa en YouTube con marionetas. La trama, explicó, se refiere a la visita del protagonista al planeta Marte, en donde recolecta todos los objetos curiosos que encuentra a su paso.

Relató que su interés en la ciencia se debe a que desde muy pequeño, se mezcló con la naturaleza y, sumando sus deseos de ser un actor, se convirtió en la composición perfecta para combinar las cosas que más le gustan.

Durante todo el espectáculo, Zaloom hizo gala de su característico humor, y levantó risas con sus bailes espontáneos, sus chistes  y sus intentos de hablar en español.