Connect with us

Ciencia

El uso de cannabis medicinal en enfermedades neurológicas con evidencia científica ofrece múltiples beneficios a los pacientes

Scientist examining development of Cannabis sativa plant, close up of hand with protective gloves, selective focus

El uso de cannabis medicinal en enfermedades neurológicas se remonta a miles de años; sin embargo, es relativamente reciente que los componentes activos han sido identificados y sus mecanismos de acción han comenzado a comprenderse por medio de la experiencia anecdótica pero, sobre todo, por la evidencia científica, lo que implica múltiples beneficios para millones de pacientes tan sólo en México

Cuando hablamos de cannabinoides en neurología, resulta importante mencionar al sistema endocannabinoide, el cual poseemos todos y cada uno de los seres humanos.

María Fernanda Arboleda, directora internacional de servicios médicos en Khiron Life Sciences Corp.

Uno de los principales objetivos del sistema endocannabinoide es regular y generar un balance entre diversos sistemas, a lo que se ha denominado homeostasis, destacó la doctora Arboleda Castro.

La también investigadora dijo que existe un tono de ese sistema endocannabinoide que permite regular, por ejemplo, al sistema inmunológico y digestivo; regular el metabolismo, el apetito, el ciclo sueño/vigilia, la inflamación, el estado emocional; regular el estrés, el dolor, e incluso la función cardiovascular, entre muchos otros mecanismos involucrados.

La especialista en medicina del dolor y cuidados paliativos agregó que algunas teorías establecen que, si este sistema sufre un desequilibrio, se desencadenan algunos síntomas, y, por lo tanto, al administrar cannabinoides exógenos (de la planta de cannabis), el sistema regresa a su equilibrio y los niveles vuelven a la normalidad.

Una de las áreas médicas donde estos beneficios han sido más analizados es en la neurología.

Al respecto, la doctora Paula Martínez, especialista en neurología, aseguró que “los dos componentes del cannabis más estudiados son el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), y el cannabidiol (CBD), y es precisamente este último del que mucho se ha escuchado porque –al ser un componente no psicoactivo– ha permitido ser estudiado con más seguridad, sobre todo en la población infantil, para padecimientos como epilepsia, específicamente en los síndromes de Lennox-Gastaut y de Dravet”.

Además de las enfermedades mencionadas, el CBD y THC “han demostrado beneficios en afecciones neurológicas como enfermedad de Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple y migraña porque controla síntomas como ansiedad, insomnio y trastornos del sueño, inflamación, dolor, espasticidad y rigidez”, enfatizó la también gerente médica de epilepsia en Khiron Life Sciences Corp.

Las especialistas coinciden en que el cannabis medicinal no es la cura para estos padecimientos, y tampoco sustituye otros medicamentos, pero sí es una importante herramienta que, dependiendo de las condiciones y la evaluación del paciente, se puede integrar al tratamiento prescrito por el médico.

Finalmente, la doctora María Fernanda Arboleda enfatizó que “Khiron impulsa una red de investigación científica internacional, imparte conferencias y talleres para los profesionales de la salud, y colabora activamente con líderes en diversos ámbitos para desarrollar las mejores prácticas y metodologías con las que se asegura de que la industria de cannabis medicinal trabaje eficientemente a favor de los pacientes”.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Written By

Reportero de temas de Salud, legislativo, turismo y gastronomía. Mascotero de corazón. Con más de 23 años de trayectoria en medios de comunicación

Advertisement
Connect
Suscríbete a nuestro Newsletter