in

La velocidad no solo tiene sus propias reglas físicas, también su propio lenguaje

El automovilismo deportivo es una disciplina que le ha costado masificarse, a pesar de tener más de un siglo de historia, sigue siendo un deporte particular y tan especializado que obliga a sus seguidores y curiosos a adentrarse en un lenguaje propio.

Desde lo complicado que es acceder a este deporte si se quiere ser piloto o el propio medio se ha vuelto más elitista a través del tiempo para crear una experiencia exclusiva carrera a carrera de Fórmula 1.

Lo cierto es que generar nuevos adeptos no es tan sencillo y la terminología puede significar una barrera importarte para quien quiere inmiscuirse en este ambiente.

La mayoría de los términos provienen del inglés y algunas veces se han deformados hasta alcanzar el “espanglish”.

En automovilismo un término básico que se ha popularizado actualmente a prácticamente cualquier carrera de deporte motor y algunas otras fuera de la disciplina es “Gran Premio”.

En F1 cada evento lleva este nombre como por ejemplo Gran Premio de Mónaco, Gran Premio de México, generalmente suele ponerse el nombre de la ciudad del país que lo recibe. En algunas categorías menores para distinguirse se puede escoger el nombre de algún patrocinador.

El origen de la palabra rememora a las primeras carreras que se celebraron en Francia en la primera década del siglo pasado y era Gran Premio porque el ganador obtenía 45 mil francos en esa época.

Otro de los términos más usados es el designado para quien obtiene la primera posición de salida el día de la carrera: “Pole position”. Usualmente mediante una calificación previa en la que se compite para ver quién es el más rápido a una sola vuelta al circuito.

Los pilotos reciben cierto tiempo para intentar dejar su mejor marca y conforme seas más rápido se ubicaran más adelante en la arrancada para la competencia.

El término realmente viene del hipismo y se refiere a que quien salía primero estaba más cerca al poste, de ahí que en español su traducción literal sea “posición del poste”, que aunque podría no entenderse simplemente por su significado, su uso se ha extendido hasta ser algo natural en la redacción de notas de automovilismo incluso acortando el término a simplemente “pole”.

Una parte vital en el automovilismo de velocidad y resistencia hoy en día es la aerodinámica del coche, que es la forma en la que se diseña el exterior del coche para ser menos resistente al aire a altas velocidades con formas que distribuyen mejor el paso del mismo y por siguiente se puede ser más rápido.

Sin embargo, así como el coche tiene que ir gracias a los alerones “pegado” al suelo lo que le hará tomar mejor las curvas, una excesiva carga aerodinámica lo empujara, tanto hacia abajo, que en las rectas será más lento, por lo que los ingenieros deben idear el plan perfecto de balance en estos dos ámbitos conforme a las primeras pruebas en el circuito, los datos obtenidos y las sensaciones del piloto.

Aquí es donde aparece el “grip”, palabra habitual en un equipo para referirse a la forma en la que el coche se comporta en el circuito, cuando hay falta de “grip” el coche empieza a deslizarse o incluso a derrapar. También exige el “downforce” que no es otra cosa que la fuerza que empuja el coche hacia abajo.

Cuando en una carrera llueve los coches de Fórmula 1 tiene neumáticos para la ocasión los llamados “intermedios” cuando hay agua y el asfalto está mojado o de “lluvia extrema” los más eficientes para drenar el agua a su paso por zonas bastante húmedas.

Sin embargo, si una correcta técnica o un exceso de velocidad por un paso complicado por agua el coche puede tener “Aquaplanning” (patinar sobre el agua), uno de los casos más trágicos que se vio involucrado está situación fue en el accidente en Japón de Jules Bianchi, el cual le costó la vida después de un largo coma.

Continuando con los neumáticos los llamados “slicks” (llamaras de seco) tiene dos cosas que les preocupa a cualquier piloto profesional la degradación (grainig) o las “ampollas” (blistering) , la primera ocurre solo por el uso pero una mala elección en las configuraciones del coche o que no trabajen a la temperatura adecuada pueden apurar esta situación.

La segunda por un uso excesivo una frenada brusca provocarán esta situación, y en cualquiera de los dos casos, estos con lleva a tener pérdida de agarre y por lo tanto perder tiempo valioso en cada vuelta.

Al hablar de circuitos por lo general hay trazados construidos, expresamente para carreras, con todas las previsiones posibles y otros “urbanos”, en los cuales se toma parte de calles y avenidas de uso cotidiano, los más representativos son Mónaco y La Sarthe, donde se disputa las 24 Horas de Le Mans y parte de la pista es parte de una red de carreteras la mayor parte del año.

Para ayudar en la trayectoria ideal que debe tener un piloto a su paso por algunas curvas existen los llamados “pianos”, partes pintadas de rojo y blanco, que aunque no forman parte de la parte del camino, sino que están en la orilla, ayudan y dan un poco de espacio para tomar la curva de ahí que se diga que un piloto “ataca los pianos” cuando se basa en estos para mejorar su rendimiento en la carrera.

Una “chicana” son dos curvas juntas en sentidos opuestos que forman una “S”, el lugar donde el equipo se instala para trabajar en el vehículo tiene varios nombres, todos derivados de la lengua anglosajona como pits o box, o del francés como garaje.

Está serie de espacios que por lo regular están paralelos a la recta principal en el área de salida se le conoce como “línea de pit” (pit lane) y el lugar donde los ingenieros y jefe de equipo observan el desempeño de su piloto sobre la pista es el muro de pits ubicado por la parte exterior de la recta.

Una parada en pits (pit stop) la hace cada piloto, ya en carrera de acuerdo a su estrategia para cambiar neumáticos o alguna parte dañada, producto de algún contacto como un alerón roto o la punta del monoplaza, alguna otra cuestión podría requerir mayor tiempo y por lo tanto pérdidas importantes de tiempo, así generalmente el equipo decide retirarse de la competencia.

Actualmente, las paradas en pits rondan los dos segundos, hay quienes lo han hecho por debajo de ese tiempo, pero usualmente el promedio es poco más de dos segundos.

Para reincorporarse a la carrera, los pilotos que salen del box tiene un carro y un semáforo de incorporación y las maniobras sobre tema generalmente es tratado en la junta de pilotos el día anterior.

Cualquier incidente de carrera puede ameritar la salida del “coche de seguridad” (safety car), ya que puede ser necesario el uso de una grúa para retirar algún coche así como la asistencia de los comisarios para limpiar la pista.

De esta manera la función de la asistencia vehicular es limitar la velocidad, durante el tiempo que dure está prohibido rebasar, aunque se puede entrar a pits si es necesario.

Recientemente, la Federación Internacional de automovilismo, el ente regulador de las competencias incluidas la F1, ha instaurado un sistema de “virtual safety car” que obliga a regular la velocidad al piloto en caso de un incidente, pero sin la aparición física del coche en pista.

Así finalmente una vez que los coches terminan la distancia programada, ya sea por vueltas como en Fórmula 1 o por tiempos como en el Campeonato Mundial de Resistencia, el primero en lograrlo verá la bandera a cuadros, pero para eso habrá que esperarse a la próxima carrera y entonces si se podrá poner en práctica los términos antes explicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *